27 nov. 2012

RETO TRANS-SERRANÍA BTT (PARTE 2)

Y llegó el momento. Suena el despertador a las 6:15 para dirigirme a Villar del Arzobispo en Valencia. Llego sobre las 7 pasadas y mientras el GPS empieza a captar señal monto la bici y me cambio para un día duro.

El GPS iba a tener la clave para regular en todo momento. El crucero debía de ser de 14km/h o más si quería concluír el reto según lo previsto. Todo configurado, y me marco en la pantalla de mapa las sub-pantallas de pila, hora, km y tiempo.

Todo el material estaba listo dentro de mi mochila Raidlight Marco Olmo 5L. Una pasada lo bien que se me acopló a lo largo de toda la ruta. En los botelleros delanteros metí 12 barritas mientras que en la parte trasera puse 4 juegos de pilas, 3geles, un frontal y dos bocadillos. Sería suficiente para toda la ruta. El día iba a ser largo, duro y con mil sorpresas ya que el recorrido iba a ser totalmente desconocído para mí.

Son las 7:30 y arranco la ruta, todavía es de noche pero al salir del pueblo ya puedo ver con claridad. La primera meta era llegar a Titaguas tras 50km. ¿Y qué puedo decir de este trayecto? Precioso con muchas pistas sobre las que deslizar mi bicicleta a excepción de alguna subida por pista bastante pedregosa, y una bajada por pista "muy pedregosa de roca suelta" que me empieza a cabrear. Paso por pueblos como Alcotas o Ahillas. ¡Que tranquilidad! Preciosos, e incluso a alguna que otra zona se le añade la magia de la niebla y el hielo del amanecer.

Tras 3h30 de ruta llego a Titaguas y me dirijo a la fuente. Voy bastante entero y sin fallos en el seguimiento del trayecto. Además voy siguiendo el plan de alimentación de una barrita por hora como me había planteado. Se supone que aquí debía de comerme el primer bocadillo lo cual fue un error no hacerlo. Lleno el bidón, le pongo un gel y a seguir.

Pasado Titaguas (km50) me dispongo a dirigirme hacia Tuejar. Vaya vueltecita más traicionera. Después de una bajada por pista hacia la piscifactoría y una pista bastante divertida paralela al río Turia llegó la primera tachuela seria. ¡Menudo puertecito hasta la Montalbana sin descanso y a tramos por pista en bastante mal estado! Eso sí, preciosa. En este tramo llegó mi primer momento de debilidad y mis primeras dudas. Por primera vez mi GPS bajó de 14km/h de media lo cual era bastante preocupante con todo lo que me quedaba. Una vez arriba me encuentro un poco mareado de pájara pero hay que seguir hasta Tuejar (km85) para seguir con el plan y comerme un buen bocadillo.

Los nervios me acompañan al saber que antes de Tuejar me espera una senda en bajada de la carrera de Tuejar, o lo que es lo mismo padecer, y no poder subir un poco la velocidad media de crucero. Llego a Tuejar y paro a comerme un buen avituallamiento ya que me lo merecía tras 5h30' de ruta.

Las fuerzas empiezan a fallar pero tras un bocadillo de mermelada de los que me gustan la fiesta debía de continuar. Era duro, pero todavía no estaba todo perdido y sabía que todavía podía estar peor.

Al salir de Tuejar llega la primera sorpresa del tramo y es una senda en subida. Me resultan dificilísimas y en alguna que otra ocasión tengo que poner el pie a tierra aunque me doy por satisfecho tal y como la pasé dándome como vencedor. Entonces llegaría la segunda sorpresa al encontrarme con mi ilusionante GR7. En un principio se me pasa por la cabeza que el descenso no iba a ser por este. Busco una y otra vez una ruta alternativa pero el GPS no engaña. Así que descenso por una senda de a pie con muchísima roca y curvas de herradura. ¡Un horror aunque podía haber sido peor ya que un amago de voltereta hace que me de con la potencia casi donde nadie lo desearía. En ese momento me acordé del "huevo negro" de mi compi Iván...pero luego no fue para tanto.

El descenso me lo tuve que tomar con mucha calma y más después del susto debiendo de hacer gran parte de este como se suele decir "con la bici al hombro". El paisaje precioso, pero el problema era evidente: si acabo de bajar a lo más hondo de las montañas y me encuentro con un embalse y solo veo una posible escapatoria....¡ socorro ! ¡Menuda tachuela me esperaba en subida! Las fuerzas siguen fallando pero es normal. Por mi  mente solo pasa la palabra "regula Alejandro" y llegarás arriba. Así que plato pequeño y molinillo hacia arriba. El principio fue duro pero luego pude superarlo sin problemas.

Una vez arriba ya puedo divisar la próxima parada: Calles ( km115). En lo alto y suponiendo que debía de descender por una senda me pasé un rato buscándola con el GPS pero al ver que parecía que me estaba adentrando en terreno "pantanoso" o mejor dicho fuera pista-senda decidí retroceder y bajar por la pista.

La media por el momento era de 13'8, así que tocaba tirarse a tumba abierta pudiéndola colocar en 14,2km/h. Parece que el pequeño bache estaba superado y tras una rampita de 1km al 20% y su correspondiente descenso llego a Calles.

Una vez aquí el pescado estaba vendido y aunque me quedaban 30km daba por hecho que ganaba la partida. Solo me quedaba el puerto más duro del día y descenso a meta.

Pero vaya puertecito ( y la mitad se puede subir con la de carretera...mmmm!¡Interesante!). Desde abajo regulando y mientras tanto voy buscando por el mapa por donde podría acabar.

Ahora ya si que disfruto al máximo y me dejo llevar al saberme vencedor. Aunque también era consciente de que no me iba  a sobrar mucho tiempo.¡Qué guay y a la primera tentativa! Ultimas rampas y descenso por una senda divertida. Una vez abajo me creo que ya estoy en Villar, pero el GPS me sorprende llevándome hacia otra dirección con subida y descenso. Llegado a este momento me cambia el panorama y no me veo tan vencedor. ¡Mierda que se me hace de noche!¡ Y los cazadores por aquí pegando tiros!

A falta de 15' para las 18:00, y siendo la hora límite llego a lo alto de la colina. Y por fin, una senda en bajada más y se terminó. 10h de diversión y tiene que ser a 50m de llegar a la pista cuando otra vez y no se cuantas llevo ya en unos meses doy otra voltereta. La espalda bien ya que la mochila me hizo de colchón pero la rodilla y la mano terminaron para la basura. Me quedé un rato aturdido como una cucaracha patas arriba. Impotente porque ya lo tenía. Y se repite otra vez la historia. Pero no había tiempo que perder, la rodilla dolía pero solo era cuestión de montarse y dejarse caer.

Así que a las 17:55 puedo decir que entré en Villar llegando al coche a las 17:58 en plena oscuridad y alumbrado por las farolas del pueblo. Pero eso era lo de menos. Había llegado, y en el tiempo marcado. ¡Esta vez Alejandro ganador!

Al final fueron 10h28' a un pulso medio del 71% y máximo del 85% habiendo consumido 7.498kcal para los 144km.

Buena carrera, buena contrarreloj, buena cabalgada, y los apuntes en la libreta sobre el recorrido para pasárselos a Iván. ¡Tenemos que hacer una gran Trans-Serranía por equipos! ¡GASSSSSSSSSSSSSS!

Por último decir que la Trans-Serranía ya es historia y una realidad. Yo he puesto la primera piedra y el que se vea con fuerzas y con ganas de pasar un bonito día por paisajes increíbles que intente superar mi tiempo. ¿Y si no lo consigue? Seguro que llevará dentro de si una experiencia inolvidable.

Au!

2 comentarios:

Àngel dijo...

Alejandro, no deixes de sorpren-me cada dia. Cada repte que et proposes és més dificil ( dins de mi pense açò si que no!) i tu amb la teua força, física i mental, ho aconssegueixes. Eres increible. Moltissimes felicitats!!!!!!

Anónimo dijo...

Eres especial!!
Un beso